Este estudio de la Cátedra de Investigación Kedge/Candriam Reconsideración de las Finanzas (“Finance Reconsidered”) adopta una nueva perspectiva para definir objetivamente los factores ESG. Esta perspectiva permite un examen más riguroso de los efectos del cambio climático sobre los precios de los títulos de renta fija.

Como parte de su investigación sobre finanzas sostenibles de Candriam y la Kedge Business School, Kedge ha publicado su nuevo estudio sobre la Sensibilidad Climática de los Bonos Corporativos en Euros, “Que no haya noticias es una buena noticia” ('No News is Good News'). ¿Existe una relación entre el cambio climático y las rentabilidades de los títulos de renta fija?

Las calificaciones ESG presentan un carácter extra-financiero y con frecuencia proceden de fuentes externas. Su definición carece de consenso. Como resultado, los estudios académicos no han sido capaces de alcanzar un consenso sobre la relación entre la ESG y los precios de los valores.

La complejidad de los mercados de títulos de renta fija -cuestiones múltiples para cada empresa, cupones diferentes, diferentes vencimientos- supone un reto aún mayor en relación con los bonos.

Kedge ha superado la controversia acerca de una definición consistente de la ESG mediante el uso de las noticias sobre el clima. Por ejemplo, el nivel de artículos de noticias sobre el clima aumenta en torno a eventos como los congresos sobre el clima. Se presupone que estos eventos de noticias representan un incremento de los riesgos regulatorios y de transición. El trabajo de Kedge demuestra que un riesgo climático incrementado reduce las rentabilidades de los títulos de renta fija.

Por lo tanto, ¡que no haya noticias (sobre el clima) es una buena noticia!