Idea generalizada en China durante décadas,[i] el concepto de “Prosperidad Común” está ganando protagonismo con rapidez. En el 18º Congreso del Partido de 2012, se declaró que la Prosperidad Común es el “principio fundamental” del socialismo chino. China ha alcanzado su objetivo, anunciado en 2012, de erradicar la pobreza extrema en 2020.[ii] Este año, el Presidente Xi Jinping subrayó el compromiso del Partido con la Prosperidad Común. El 14º Plan Quinquenal de China, que engloba el periodo 2021-2025, hace un llamamiento a un “plan de acción” con el fin de conseguir “progresos sólidos” hacia una Prosperidad Común en 2035 y de “lograr básicamente” el objetivo en 2050.

Implicaciones Políticas

La esencia de la Prosperidad Común no es el igualitarismo sino la mejora del bienestar global de la población, mediante la provisión de un mejor bienestar social y de una red de seguridad social más fuerte, mejorando los mecanismos de redistribución y reduciendo las desigualdades en materia de renta.

La distribución de la renta en China está experimentando una transformación profunda. Prácticamente el 40% de la población de China tiene unos ingresos inferiores a 1.000 RMB (~155 USD) al mes. En el año 2017, aproximadamente el 30% de la población china se encontraba en los grupos de rentas medias.[iii] Aunque no existe una definición estricta, los criterios relativos a las rentas medias del NBS (“National Bureau of Statistics of China”) establecen que una renta media se corresponde con unos ingresos anuales de entre 100.000 RMB y 500.000 RMB (~15.500 USD hasta 77.500 USD) para una familia de tres miembros. Las políticas de Prosperidad Común tienen el objetivo de mejorar los ingresos de los grupos con rentas más bajas, mejorar la protección laboral, ampliar la clase media, y reducir los costes y el gasto en las áreas clave de la desigualdad social, como la vivienda, la educación y la atención sanitaria.

Gráfico 1: Distribución de la Renta Per Cápita en China

Graph_Chinese_Prosperity.png

El gobierno chino está llevando a cabo cambios políticos con el fin de:

  • Generar un crecimiento de los ingresos de los hogares y de las rentas laborales
  • Incrementar el acceso a los servicios públicos, con inclusión de la atención sanitaria y la educación
  • Reducir el coste de la vida y el coste de los servicios públicos
  • Fortalecer la red de seguridad social, a través de la ampliación de los planes de pensiones y de los programas globales de bienestar social
  • Mejorar los mecanismos de redistribución de la riqueza a través de reformas fiscales y de regulaciones, como, por ejemplo, la posible reforma del impuesto sobre la renta de las personas físicas, los impuestos sobre el consumo y los impuestos sobre bienes inmuebles
  • Fomentar el desarrollo de la “distribución terciaria”, a saber, la caridad corporativa y las donaciones[iv]

Las instancias gubernamentales y las empresas están empezando a reaccionar. En junio de 2021, la Provincia de Zhejiang fue seleccionada como zona piloto para la aplicación de la política de Prosperidad Común. Un mes más tarde, el gobierno de Zhejiang lanzó un plan detallado que posicionaba a los hogares de rentas medias en el núcleo de la sociedad y que establecía unas metas cuantitativas para 2025. Alibaba y Tencent se han comprometido cada una de ellas a invertir 100.000 millones de yuanes (~16.000 m USD) en los próximos años en este esfuerzo de Prosperidad Común. Recientemente, los fundadores de Pinduoduo, Meituan y Xiaomi han realizado donaciones o han incrementado sus donaciones a causas sociales en China.[v]

La Prosperidad Común se está convirtiendo en una prioridad política global, con nuevas regulaciones para determinados sectores. Prevemos que las políticas que respaldan el crecimiento de los ingresos de los hogares generarán un efecto positivo sobre el gasto de los consumidores a medio y largo plazo. La participación del Estado en los servicios públicos se debería incrementar de manera adicional. En los últimos años, los sectores de la propiedad inmobiliaria, la atención sanitaria y la educación han experimentado muchos cambios. En el sector de los bienes inmuebles, se prevé que los mecanismos de desapalancamiento a largo plazo y las políticas más rigurosas y orientadas relativas a la propiedad inmobiliaria se van a mantener, con el fin de estabilizar los costes de la vivienda y de mitigar los riesgos sistémicos. El sector educativo ha experimentado recientemente cambios regulatorios muy importantes, en la medida en que el gobierno está promoviendo que los centros educativos públicos asuman una mayor responsabilidad social a la hora de reducir el gasto de las familias en enseñanza privada. En el sector sanitario, se prevé una ampliación del uso de medicamentos y de productos médicos en virtud de las políticas de compras basadas en el volumen (“Volume-based procurement” - VBP), con el fin de reducir los costes de la atención sanitaria para los pacientes.

La Prosperidad Común continuará configurando los riesgos y las oportunidades en esta importante economía.[vi] Nuestro análisis indica que la descarbonización y la autosuficiencia en tecnología avanzada constituyen los objetivos políticos a largo plazo para China. Otorgamos prioridad a los sectores que disponen de un respaldo político, como las Nuevas Energías, las Tecnologías Verdes, los Nuevos Materiales, la Fabricación Avanzada y los Semiconductores.

Asimismo estamos alerta a los crecientes riesgos en los sectores que deben hacer frente a una regulación más estricta o poco clara, o a otras incertidumbres, como el sector inmobiliario y el sector educativo, así como a las incertidumbres en materia de seguridad de los datos o de normativas antimonopolio en el sector de internet. Aplicamos una perspectiva selectiva en el sector sanitario. En relación con los subsectores sanitarios que están sujetos a la política de compras VBP, así como con la cirugía estética y la atención sanitaria digital, prevemos un incremento de la regulación. También prevemos la aparición de mejores oportunidades en los ámbitos de la investigación médica de alta gama, los medicamentos innovadores, la biotecnología y la atención a las personas de la tercera edad.

La prioridad política de China se está trasladando gradualmente desde el ritmo del crecimiento económico hacia la calidad y la sostenibilidad del crecimiento económico. A medida que se desarrollen las políticas de Prosperidad Común, las oportunidades y los riesgos regulatorios evolucionarán en los diferentes sectores. Esperamos que la política de Prosperidad Común y los otros objetivos políticos a largo plazo de China van a suponer un gran impulso para todas las actividades de investigación fundamental.

 


[i] La 'Prosperidad Común' fue mencionada por primera vez por el Partido Comunista de China en 1950.

[ii] China define la pobreza extrema como unos ingresos inferiores a 2,30 $ al día con una paridad de poder adquisitivo. La cifra establecida por el Banco Mundial es de 1,90 $ al día.  

[iii] National Bureau of Statistics of China, NBS

[iv] La 'Distribución Primaria' se define como sueldos y salarios; la 'Distribución Secundaria' son los impuestos; y la 'Distribución Terciaria' son las actividades caritativas y las donaciones.

[v] CNBC.  China’s Tech Giants Pour Billions into Xi’s Vision of ‘Common Prosperity’.  5 de septiembre de 2021.   https://www.cnbc.com/2021/09/03/chinas-tech-giants-pour-billions-into-xis-goal-of-common-prosperity.html. Acceso el 1 de octubre de 2021.

[vi] 35% del índice MSCI Emerging Markets USD NR con fecha de septiembre de 2021.