Prevemos unas rentabilidades positivas, aunque inferiores, a medida que continúe la reapertura de las economías.

La pandemia continúa siendo un problema social y sanitario. Con el despliegue de la campaña de vacunación y la reapertura de las principales economías, la pandemia representa una menor preocupación para los activos de riesgo. Los objetivos se están revisando al alza y las economías están entrando en una nueva fase.

Mantenemos nuestra estrategia de cartera basada en posiciones de títulos de renta variable “long” de corta duración. Percibimos algunos focos de valor. El mercado de renta variable de Estados Unidos parece haber reflejado ya en los precios el flujo de buenas noticias, pero esto no hace más que apoyar de manera adicional la rotación de “parada y arranque” que se está produciendo hacia Europa. Los Mercados Emergentes ofrecen algunas valoraciones atractivas de títulos de renta variable. En relación con la Renta Fija, no mantenemos una duración corta y nos centramos en los ámbitos High Yield. Somos conscientes de los riesgos, los cuales describiremos con detalle en nuestro documento completo, al tiempo que aplicamos cierta protección de opciones.

La gestión de cartera hace referencia a las tendencias a largo plazo. Describimos nuestras previsiones en relación con los cambios de paradigma. Sí, cambios. En plural.

Siga leyendo...