27 FEB.

2018

Renta variable , Temas

Oportunidades en empresas de pequeña y mediana capitalización de alta calidad

Las empresas de pequeñas y mediana capitalización vienen superando a las grandes desde los mínimos que el mercado registró durante la crisis financiera de 2009. Candriam prevé que el mayor rendimiento de las pequeñas capitalizaciones prosiga, pero está centrándose en empresas de alta calidad, que mostrarán mayor aguante frente a la retirada de liquidez barata de los bancos centrales.

Gráfico 1: Las pequeñas y medianas capitalizaciones han superado a los índices de grandes capitalizaciones.
Performance Small Caps vs Market

Ha habido mucho debate académico sobre la validez y perdurabilidad del mayor rendimiento cosechado por las empresas de pequeña y mediana capitalización en los últimos años, ya que las pequeñas cotizan con una prima de valoración respecto a las grandes. No obstante, estudios recientes («Size Matters, If You Control Your Junk»*) muestran que las pequeñas capitalizaciones de alta calidad, es decir, negocios rentables con beneficios en ascenso, solvencia y una elevada ratio de distribución de beneficios, superan con creces a sus homólogas de mayor tamaño.

Empresas innovadoras en nichos de mercado en auge

Este descubrimiento académico corrobora el enfoque de inversión que propugnamos para este segmento. Seleccionamos empresas que operan en mercados de nicho en auge, atendiendo al dinamismo de su gestión y su capacidad innovadora. Estas empresas de menor tamaño suelen estar gestionadas por sus fundadores, que tienden a ser más prudentes a la hora de recurrir al apalancamiento, ya que se juegan su propio patrimonio. Además, los fundadores son conscientes de la importancia del flujo de caja, la rentabilidad y el crecimiento de los ingresos para el desarrollo de la empresa. A la larga, los equipos directivos que benefician a los accionistas de la empresa saben que la rentabilidad proviene principalmente de la generación de flujo de caja y la asignación de capital a sus mejores usos.

Ademas, los órganos de administración de las empresas pequeñas suelen ser más livianos que los de las grandes, lo que les permite tomar decisiones con más rapidez y ser más reactivas. Como señala Boston Consulting Group, la agilidad rivaliza ya con el tamaño como clave del éxito.

¿Caras o no?

Fijándonos en las valoraciones actuales, resulta que las empresas de pequeña y mediana capitalización europeas cotizan con una prima superior a la de las grandes. Aun así, dicha prima concuerda con su media histórica (gráfico 2). Este hecho justifica nuestra convicción de exponerse a este segmento del mercado.

Gráfico 2: Prima de valoración de pequeñas capitalizaciones, acorde con su media histórica.
Premium Small Caps vs Market

Aprovechamiento del ímpetu económico

Asimismo, los valores de pequeña capitalización suelen tener mayor cuota de ingresos domésticos, lo que les permite beneficiarse plenamente de la fortaleza de la economía nacional. Así es en especial en Europa, donde la economía se recupera gradualmente, lo que seguramente beneficiará a las pequeñas capitalizaciones. Asimismo, las pequeñas capitalizaciones suelen pagar un mayor tipo impositivo que las grandes con más ingresos internacionales. Si se produjera una rebaja del tipo del impuesto sobre sociedades, las pequeñas saldrían más beneficiadas.

Por si fuera poco, la vocación más doméstica de las pequeñas las expone menos a un posible proteccionismo, que Candriam considera posible fuente de riesgo. Las pequeñas y medianas también están menos expuestas a los mercados emergentes y las materias primas, dos clases de activos que han mostrado más fragilidad cuando la Fed sube tipos.

Por último, los valores de pequeña capitalización suelen tener mayor beta, por lo que suelen rendir bien cuando el mercado se dispara al alza. A medio plazo, creemos que permaneceremos en un entorno de crecimiento débil. En este contexto, las pequeñas y medianas capitalizadas europeas seguramente seguirán atrayendo a los inversores porque ofrecen mayores perspectivas de crecimiento.

Una oportunidad

La inversión en pequeñas capitalizaciones no carece de riesgos, ya que la información de calidad sobre ellas suele ser limitada. Esta suerte de laguna informativa puede echar para atrás a muchos inversores y acarrear una volatilidad de precios considerable cuando los mercados sufren reveses. Aun así, brindan una gran oportunidad a los inversores que estén dispuestos a asumir estos riesgos.
Prevemos un mercado alcista en 2018 para este tipo de compañías, no obstante se debe tener presente el fin del QE por parte del BCE y el fin de la liquidez barata, así como la subida de tipos. Todos estos hechos podrían acarrear volatilidad a este tipo de activos, con posibles riesgos macro, en especial para las pequeñas empresas, ya que la escasez de liquidez podría exacerbar las fluctuaciones de su cotización. Además, ello podría suponer el fin de los diferenciales de crédito baratos. Por ello abogamos por permanecer centrados en invertir en pequeñas empresas de alta calidad con balances saneados.

*Asness, Clifford S. and Frazzini, Andrea and Israel, Ronen and Moskowitz, Tobias J. and Pedersen, Lasse Heje, Size Matters, If You Control Your Junk (January 22, 2015).